IDEAS PARA CAMBIAR EL MUNDO (XVII)


IDEAS PARA CAMBIAR EL MUNDO 17_00000


Decimoséptima entrega de las Ideas, Propuestas y Reflexiones de los lectores para CAMBIAR EL MUNDO…



MANIFIESTO HIEROGÁMICO-SACRIFICIAL

pb

Nota aclaratoria.Este manifiesto forma parte de una investigación centrada en la máquina hierogámico-sacrificial. Se trata de un concepto propio que trata de comprender las sociedades humanas de una manera integral, a la vez en su dimensión política, social, moral y religiosa. Para ello se basa en dos fenómenos religiosos centrales como son la hierogamia o boda sagrada y el sacrificio. De acuerdo con nuestra tesis, todas las sociedades humanas son religiosas en alguna medida y esta dimensión religiosa es fundamental para comprender en profundidad cualquier fenómeno político, social o moral. Este manifiesto es un avance de esta investigación, que será publicada en un futuro próximo. Se puede encontrar también información sobre el tema en la obra El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses, publicada recientemente en Ediciones Libertarias, así como en http://deliriousheterotopias.blogspot.de/.

Uno. Los Estados, las naciones, las regiones, los pueblos, las sociedades, las comunidades, los colectivos, las asociaciones, las comunas, las pandillas, las familias, en definitiva, todos los grupos humanos, son, en última instancia, máquinas hierogámico-sacrificiales.

Dos. Hay máquinas hierogámico-sacrificiales pequeñas y grandes, locales y globales, horizontales y verticales, temporales y permanentes. Pueden estar incluidas unas en otras, estar acopladas unas con otras, establecer alianzas o enfrentarse unas y otras.

Tres. La máquina hierogámico-sacrificial mínima es la tríada mimética, compuesta por dos personas de un sexo y una persona del sexo contrario.

Hay tríadas de tipo femenino-masculino-femenino y tríadas de tipo masculino-femenino-masculino.

Además de por seres humanos, tanto la máquina hierogámico-sacrificial como la tríada mimética suelen estar compuestas por otros seres vivos y por cosas, que también participan en los intercambios genéricos de la máquina.

Cuatro. La máquina hierogámico-sacrificial se compone, como mínimo, de una tríada mimética. Pero en general suelen integrarlas numerosas tríadas miméticas de diverso signo, superpuestas, formando mallas de geometría triangular.

Cinco. Como la máquina hierogámico-sacrificial que conforman, las tríadas miméticas pueden ser más o menos permanentes o temporales, más o menos horizontales o verticales, más o menos inmanentes o trascendentes.

Seis. Tanto la pareja como el individuo son construcciones sociales hoy dominantes pero incompletas, impedidas, degeneradas, carentes, en la medida en que son fragmentos de tríadas miméticas y de máquinas hierogámico-sacrificiales.

La pareja y el individuo aparentan ser independientes, pero en realidad dependen de las grandes máquinas hierogámico-sacrificiales. Así hay que interpretar el individuo, como mito dominante producido por la gran máquina hierogámico-sacrificial capitalista, que supone su sometimiento en la práctica.

Tendencias sociales aparentemente progresistas como la homosexualidad, la transexualidad y el feminismo deben ser interpretados como estrategias de socioingeniería de la gran máquina hierogámico-sacrificial capitalista, para destruir otras máquinas hierogámico-sacrificiales, como la familia tradicional, mercantilizar la sexualidad y la fertilidad humanas, y reforzar el modelo social dominante basado en individuos aparentemente independientes pero de hecho sometidos a la gran máquina hierogámico-sacrificial.

Siete. La máquina hierogámico-sacrificial opera en dos modos: crisis y orden. En el modo de crisis celebra hierogamias y sacrificios, en los que se producen intercambios materiales entre sus integrantes, así como flujos de goce hierogámico y de violencia sacrificial. En el modo de orden no produce intercambios materiales, y los flujos pasan a ser de deseo hierogámico y de amenaza sacrificial.

La hierogamia y el sacrificio celebrados en el modo de crisis rigen simbólicamente en el modo de orden.

La hierogamia es el paradigma de los intercambios de materia fertilizante y de goce erótico, que rigen simbólicamente como deseo hierogámico. El sacrificio es el paradigma de los intercambios de materia alimenticia y de violencia sacrificial, que rigen simbólicamente como amenaza sacrificial. El goce hierogámico opera como paradigma del deseo. La violencia sacrificial opera como paradigma de la amenaza. De ahí que el deseo siga siendo hierogámico y la amenaza siga siendo sacrificial, en la medida en que las hierogamias y los sacrificios patentes en el modo de crisis siguen estando latentes en el modo de orden.

Las hierogamias y los sacrificios pueden celebrarse también de manera combinada, de manera que las interacciones entre el goce, el deseo, la amenaza y la violencia pueden ser mucho más complejas y variadas de lo que estamos planteando aquí de modo esquemático. Así, si entrásemos en detalle, diríamos que el sacrificio se acompaña también de un banquete, en el que se producen flujos de goce alimenticio, que rigen simbólicamente como el correspondiente deseo alimenticio.

Ocho. El cometido fundamental de la máquina hierogámico-sacrificial es gestionar los intercambios materiales y de flujos libidinoso-agresivos entre todos sus integrantes, entre distintas máquinas, y entre la máquina y la naturaleza.

Nueve. La moral, la religión, la política, la justicia, la economía, las instituciones, la ciencia, la técnica, las artes, etc. remiten todas en última instancia a la máquina hierogámico-sacrificial.

Diez. Comprender cualquiera formación social, política, religiosa, moral, etc. en profundidad supone comprender en qué medida se trata de una máquina hierogámico-sacrificial, cómo se relaciona con otras máquinas, si está incluida o incluye otras máquinas, si está acoplada, aliada o enfrentada con otras máquinas hierogámico-sacrificiales.

Para ello deben analizarse las hierogamias y los sacrificios producidos por estas máquinas, su alcance simbólico, en particular en el modo de orden, y cómo interaccionan distintas máquinas a través de estas hierogamias y sacrificios, que suelen actuar como bisagras entre ellas.

Once. Una vez que estas mecánicas hierogámicas y sacrificiales se han identificado y se comprende mínimamente cómo operan, este conocimiento teórico puede ponerse en práctica para neutralizarlas, confrontarlas y/o destruirlas. Teniendo en cuenta que las hierogamias y los sacrificios —sobre todo estos últimos— son sus elementos estructurales fundamentales, sus claves de bóveda, sus talones de Aquiles.

Por ejemplo, desmontar los mitos fabricados del Holocausto judío, del terrorismo de Estado encubierto o de los atentados de bandera falsa son requisitos fundamentales para comprender cómo funcionan las correspondientes máquinas hierogámico-sacrificiales hoy, y así poder neutralizarlas, confrontarlas y destruirlas.

Estas construcciones míticas tienen mucho más poder de lo que se cree, aunque se trate de un poder de orden simbólico, ideológico. Atacar estos símbolos puede ser más eficaz que cualquier forma de violencia física, además de una forma de transmutar la energía simbólica destructora en constructora, en el marco de máquinas hierogámico-sacrificiales alternativas.

Doce. No se trata solo de destruir determinadas máquinas hierogámico-sacrificiales sino de construir otras máquinas alternativas. Ambos procesos puede alimentarse el uno al otro, en la medida en que la energía destructora de la primeras pueda canalizarse y transmutarse en forma de energía constructora de las segundas.

En este sentido hay que interpretar las máquinas hierogámico-sacrificiales como alquimias sociales en las que los elementos que se intercambian y transfieren, también pueden producir transmutaciones de la materia y de los flujos libidinosos de goce, deseo, amenaza y violencia, tanto en el seno de una máquina como entre ellas.

Esto vale particularmente para las máquinas en conflicto. Se trata de transmutar las energías contrarias en energías aliadas, que es lo que hacen permanentemente las grandes máquinas hierogámico-sacrificiales con respecto a las pequeñas que creen resistirlas. Identificar e invertir esta dinámica es uno de los retos de una máquina hierogámico-sacrificial revolucionaria.

Trece. En suma, la mecánica hierogámico-sacrificial permite comprender hasta qué punto una determinada actividad —o pasividad—, en definitiva, un determinado intercambio de materia y de goce, deseo, amenaza y violencia, está inscrito en una determinada máquina hierogámico-sacrificial. Una vez identificada, la estrategia fundamental de una máquina hierogámico-sacrificial revolucionaria consistiría en neutralizar estos intercambios, canalizarlos desde unas máquinas hacia otras, y en el mejor de los casos, transmutarlos en el marco de máquinas revolucionarias propias.

Catorce. En última instancia, una revolución hierogámico-sacrificial sería posible construyendo este tipo de máquinas hierogámico-sacrificiales alternativas, basadas en modalidades de hierogamia y sacrificio propias, de manera que produzcan formas de intercambio de materia, goce, deseo, amenaza y violencia específicos, creativos, experimentales, tentativos, novedosos, o incluso mágicos.

Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista.




Las ideas, propuestas y reflexiones expresadas aquí, pertenecen exclusivamente a sus autores y no son necesariamente compartidas por el Robot Pescador.
Podéis seguir enviando vuestras ideas para cambiar el mundo a nuestro correo: elrobotpescador@gmail.com
Las iremos publicando todas por orden de llegada a nuestro correo.
Para más información, leer la PROPUESTA A LOS LECTORES: IDEAS PARA CAMBIAR EL MUNDO

el robot pescador etiqueta_00000

8 comentarios el “IDEAS PARA CAMBIAR EL MUNDO (XVII)

  1. Creo entender o mas bien intuir que tras este MANIFIESTO HIEROGÁMICO-SACRIFICIAL, hay algo mas que puede tener que ver con el porqué de nuestra existencia, que nosotros desconocemos mientras que otros conocen y utilizan para mangonearnos a su antojo. Habrá que investigar y estudiarlo con detenimiento. Salud y suerte que falta nos hará.

  2. YA NO QUEDA MÁS TIEMPO

    Hace ya 41 años que entré en contacto personal con Seres Superiores procedentes de otros mundos y asumí la Misión que Ellos me encomendaron: Avisar de los hechos que iban a desarrollarse en el tiempo futuro e invitar a todos aquellos a los que llegaran mis palabras a reflexionar y, si era preciso, a cambiar de conducta, para dar a sus vidas un sentido más positivo de cara al final de un Ciclo cósmico en este planeta y a una renovación en su Humanidad.

    Durante todos estos años he utilizado todos los medios de comunicación que han estado a mi alcance para difundir los mensajes de alerta, de advertencia y amonestación, que me han sido facilitados por los Hijos de la Luz y, dentro de lo posible, he intentado hacer sobresalir sobre el dramatismo de los traumáticos acontecimientos finales, la gran esperanza de la renovación de esta civilización vieja y caduca por otra nueva y esplendorosa donde la Paz, el Amor, la Justicia y la Fraternidad, que ahora faltan, sean la moneda común.
    Los Sabios Siderales, tras el impulso ascensional que dio Jesús el Cristo, conscientes de que en orbes como éste, cercanos aún al proceso larvario, en cada final de Ciclo suele haber un enfrentamiento masivo entre el Bien y el Mal, quisieron ofrecer a cada hombre de este planeta, con la suficiente anticipación, una serie de mecanismos, conocimientos y señales que le permitieran decidir, libremente, en qué bando quería militar, ateniéndose después a las consecuencias. Unas consecuencias que también se le iban a mostrar mediante una gran variedad de escritos y voces proféticas, lo suficientemente impactantes y atrayentes, como para llevarle a reflexionar, y ponerle en situación de averiguar la Verdad, dándole un amplio espacio de tiempo para que pudiera elegir qué le convenía, con la posibilidad, por su libre albedrío, de aceptarla o rechazarla. Han sido dos largos milenios de predicciones, de mensajes, de signos celestes, de augurios apocalípticos, de multitud de fuentes, alertando de los hechos a suceder en los Tiempos Finales de esta Humanidad y que no iban a referirse a unos pocos años sino a un período temporal que comenzó en los albores del siglo XX, con la Primera Guerra Mundial, y terminará en las primeras décadas de este Tercer Milenio. Muchos han sido los profetas, muchos han sido los voceros que han hecho llegar sus avisos a todos los confines de la Tierra. Sólo han servido para la calidad, pero no para la cantidad.
    Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, pero éste, desobediente, ensoberbecido y egoísta, ha preferido ser como es y caminar por el sendero oscuro. Y esto es lo que no puede ser. En el transcurso de los años, la conducta de la gran mayoría de los seres humanos se ha ido degradando y su degeneración, lo mismo que su desobediencia a las Leyes Divinas ha llegado a límites inconcebibles e intolerables. El hombre, ignorando las advertencias de Juan, de Nostradamus e innumerables profetas de todo tiempo y lugar, ha creído que podía despilfarrar su herencia natural y hacer agonizar impunemente su morada terrena. Pero, igual que los restantes seres de los tres reinos de la Naturaleza, está sujeto a una Ley Cósmica que no puede rehuir ni violar, sin provocar un gran trauma. Porque la Naturaleza, en sí misma, tiene en todos sus planos un código de supervivencia. Cuando el hombre efectúa acciones de sentido agresor e involutivo sobre ella, responde con movimientos de fuerza contraria, intentando equilibrar lo desarmonizado. Dispone para ello de unos elementos primordiales llamados Zigos, los cuales actúan de forma automática, auto correctora, cuando se produce una agresión en el aire, en el fuego, en el agua o en la tierra. Este automatismo corrector causa inmediatamente enormes cambios, que afectan en primer lugar a los causantes de la desarmonía, los hombres irresponsables.
    A pesar de los esfuerzos en el Cielo y en la Tierra, la gente de esta Humanidad se ha llenado de egoísmo, odio, hipocresía, soberbia e impiedad, y la Creación entera se ha visto perturbada por su proceder diabólico. La obra del Mal ha llegado a destruir, en la gran mayoría, el amor y el deseo de caminar hacia la sabiduría y las cosas del Espíritu. Su forma de operar ha sido tan nefasta, que nadie se podrá salvar de los efectos justicieros de los elementos desencadenados, los jinetes apocalípticos, excepto los Elegidos. De nada ha servido, para esta generación impía, el alertar a las 7 Iglesias, el abrir los 7 Sellos, el resonar de las 7 Trompetas y el mostrar la impregnación de las 7 Copas. Ahora, YA NO QUEDA MÁS TIEMPO. El Juicio está, pues, por celebrarse, y cada hombre obtendrá su veredicto.
    Desgraciadamente, el tiempo que había sido concedido a esta generación, ya se ha terminado. Todo lo que tenían que saber los hombres de la Tierra, les ha sido dicho y, exhaustivamente, repetido. Ya no tienen excusa y todos serán obligados a asumir sus responsabilidades personales. La selección ya ha sido hecha y la separación también. Según los designios divinos, recibirá quien haya dado y le será quitado a quien ha quedado sordo y ciego.
    El que quiera ver que vea y el que quiera oír que oiga.
    José García Álvarez
    Roquetas de Mar – España

    • TIEMPOS FINALES

      Estamos en abril del 2016. Un año más que del Amor se aleja y otro más que se acerca al final no deseado. Los tiempos apocalípticos ya iniciaron su andadura y las miserias ya están siendo recogidas por sus sembradores. Los sucesivos hechos desastrosos que están sucediendo, predichos, corroborados y crecientes en cantidad e intensidad, son negados por aquellos que no quieren ver la realidad que les acecha.
      En los tiempos venideros, aumentará la penuria, el horror, el terror, acudirá el pánico. La absurda crisis que padece el mundo se verá enturbiada por aquellos que manejan con ahínco la defensa de sus propios intereses. El odio, la violencia, la destrucción y los cataclismos se acrecentarán en fechas próximas. Los jinetes del Apocalipsis ya iniciaron su cabalgadura y el relinchar de la furia de sus caballos azotarán sin tregua la faz de la Tierra. He aquí expuesto un compendio de aquellos acontecimientos más relevantes que le quedan por sufrir a esta Humanidad hasta el cercano día de su extinción:

      1º- Guerra fulminante entre la cruz, la media luna y la estrella.
      2º.- Asesinato del rey de España.
      3º.- Golpe de Estado militar, que acabará con la democracia española.
      4º.- Dictaduras en diversos países europeos, entre ellos España, Italia y Alemania.
      5º.- Sangrientos trastornos sociales en variados países sudamericanos, asiáticos y africanos.
      6º.- Terribles inundaciones en numerosos lugares del mundo y sequías espantosas en otros.
      7º.- Violentos terremotos de creciente intensidad y destrucción en diversas naciones del mundo.
      8º.- Súbitas erupciones volcánicas llenarán de pavor a vastas superficies.
      9º.- Terribles tornados asolarán comarcas enteras con un poder destructivo incalculable.
      10º.- Progresivo derrumbamiento de las bolsas mundiales y pavoroso caos financiero.
      11º.- Horrendos atentados terroristas azotarán a las naciones de Occidente y Oriente.
      12º.- Tercera Guerra Mundial.
      13º.- Holocaustos indescriptibles con armas atómicas, bacteriológicas y químicas.
      14º.- Crisis de la Iglesia Católica por dos Papas enfrentados.
      15º.- Huida de Roma del Papa actual.
      16º.- Creciente avistamiento de naves espaciales. Masiva manifestación extraterrestre.
      17º.- Oscurecimiento del Sol y de la Luna.
      18º.- Derrumbamiento de la Iglesia Católica.
      19º.- La Guerra de las Razas. China contra Occidente.
      20º.- Segunda venida de Jesús el Hijo del Hombre al frente de sus legiones celestiales.
      21º.- Bajada del cielo de una inmensa astronave conocida como la “Nueva Jerusalén”.
      22º.- Evacuación de los Elegidos a otros lugares del Sistema Solar.
      23º.- Entrada del planeta-cometa Hercólubus en la atmósfera terrestre.
      24º.- Descomunales cataclismos sobre todo el orbe terráqueo.
      25º.- Variación del Eje de la Tierra por la influencia del astro intruso.
      26º.- Trastornos espantosos a nivel planetario.
      27º.- Extinción de esta Humanidad.

      Esto es lo que le aguarda, entre otras muchas cosas, a esta Generación degenerada, malvada y pervertida.
      De nada servirán las baladronadas salvacionistas que están extendiendo algunos, porque la purificación y la renovación serán llevadas a cabo de forma traumática, tal como está descrita en el Apocalipsis de Juan y en las Centurias de Nostradamus.
      A esta Humanidad le sucederá otra nueva que sabrá vivir entre los parámetros del Amor, la Justicia, la Paz y la Fraternidad.
      El que tenga ojos para ver, verá y el que tenga oídos para oír, oirá.
      Que la misericordia de Dios, nuestro Padre Creador, se apiade de nosotros.
      José García Álvarez
      Roquetas de Mar – España

  3. yo tengo una idea difusa y muy básica que creo podria mejorar bastante las cosas. Suprimiria el dinero al 100%, el salario que se recibiria por el trabajo seria el acceso libre a los servicios, alimentos o cosas que uno necesitase. Con acceso libre no habria necesidad de ser avariciosos pues de nada sirve acaparar lo que puedes obtener libremente. Como digo es algo muy vago y difuso que necesitaría mayor desarrollo, sobre todo en el tema de administración de recursos, pero podría servir como punto de partida.

    • LA LEY DE LA CREACIÓN

      Nuestro planeta sufre un ciclo de crecimiento, de adelantamiento en sus estructuras astrofísicas y también un ciclo, no menos importante, de purificación. ES LA LEY DE LA CREACIÓN. Ley que los Extraterrestres o Mentores Siderales, los Ángeles del pasado, conocen muy bien y que nosotros también deberíamos conocer porque sabemos que estos ciclos son activos y también están presentes en nuestra naturaleza biofísica-psíquica-espiritual. ¡Nuestro mundo vive! ¡Sabedlo! Nuestra presencia sobre el planeta que habitamos no ha sido por azar, así como tampoco lo es la presencia de las enzimas y todos los otros elementos que constituyen la estructura y la vitalidad de una célula. Nuestra positividad o nuestra negatividad son determinantes para un crecimiento evolutivo pacífico o convulsivo de nuestro mundo.

      De la forma como van las cosas, la convulsión es inevitable y el renovamiento estará lleno de efectos que no serán buenos. Nosotros ya podemos preverlos si miramos los acontecimientos con conciencia y con sentido de cuerda responsabilidad. Nuestro planeta vive, repito, y una ley de hierro lo dirige. Los Extraterrestres son el espíritu operacional de esta Ley y Ellos han venido a enseñarla y hacerla respetar, a todo precio. Si las “enzimas” humanas están enfermas, Ellos harán todo lo que deban hacer para sobremontar positivamente la renovación del mundo. Desde hace tiempo, el ofrecimiento ha sido dado a todos. A cada uno su elección.

      Un saludo cordial
      José García Álvarez
      Roquetas de Mar – España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s